Select Page

La actividad física y el deporte como herramientas de inclusión social

La actividad física y el deporte como herramientas de inclusión social

En el marco de esta agenda post-neoliberal focalizada en el diseño de políticas públicas para la inclusión, comienzan a gestarse las innovaciones estratégicas donde las herramientas transversales pueden contribuir a fortalecer los procesos de resignificación de los sistemas. El deporte, desde una visión prospectiva, puede constituirse en una herramienta transversal para garantizar la integralidad en los procesos educativos y aportar al Desarrollo Humano.

En el área de la práctica deportiva se amplía el campo de intervención, trascendiendo el ámbito formal de la educación, abriéndose espacios en relación al campo de la educación no formal e informal a lo largo de toda la vida.

La incorporación de programas de actividad física y deporte social como herramientas de intervención para implementar las políticas en relación al Desarrollo Humano, tanto en el ámbito público como en el privado, posicionan al deporte como medio para la construcción de relaciones y habilidades sociales que permiten fortalecer la construcción del tejido social.

El deporte se presenta como una herramienta única que garantiza el principio de integralidad formativa, orientado a propiciar la inclusión, la construcción de relaciones sociales, la formación en valores y el desarrollo integral del ser.

Introducción

“El deporte como herramienta de inclusión social” es un documento destinado a la resignificación de conceptos, que contribuyan con el reposicionamiento del deporte en el área de la educación permanente, en un proceso de revalorización del Movimiento como capacidad fundamental de los seres humanos en su desarrollo integral y como herramienta fundamental en los procesos educativos que posibilitan el Desarrollo Humano.

Dentro del mismo, se incluye la fundamentación para sustentar la necesidad de concebir esta transformación educativa propuesta en función del paradigma de derecho, siendo los derechos humanos de sustento indispensable para lograr una mejor calidad de vida. Se aborda, también, cuál es el papel o rol que deberían asumir los actores sociales intervinientes en el proceso.

En esta dirección, citamos un pensamiento de Juan Carlos Tedesco (2002):

“Hoy más que nunca la educación está en el centro de las estrategias que definen los destinos personales y sociales. La demanda por una educación de buena calidad para todos debe ser una prioridad absoluta en los programas de acción de los sectores populares y de sus representantes. Pero esta demanda debe acompañase de un compromiso ético-político como en un sólido conocimiento de la realidad y los obstáculos a superar.” 1

Desde esta línea de pensamiento presentamos la siguiente visión:

La actividad física y el deporte, desde una visión prospectiva, puede constituirse en una herramienta transversal para garantizar la integralidad en los procesos educativos y aportar al Desarrollo Humano. Todo proceso educativo o formativo debe contextualizarse para poder customizar las propuestas y estrategias a implementar.

En la actualidad, la región sudamericana atraviesa un proceso de ruptura con el tradicional modelo neoliberal. El sociólogo Emir Sader (2008) indica que en esta nueva etapa, que denomina como postneoliberal, se produce un proceso de refundación estatal. Dicho proceso implica el surgimiento de un Estado activo, el cual impulsa un modelo de desarrollo integral y de inclusión social.

Vargas-Hernández José G. hace su contribución a este pensamiento expresando que:

“La sociedad post-neoliberal debe superar las deficiencias del capitalismo neoliberal salvaje y las limitaciones del socialismo y comunismo, para dar lugar al desarrollo material y espiritual del ser humano, en el cual la racional económica sea encausada por un desarrollo sustentable, una ética global y una cultura de paz, que someta a propiedad y el poder económico y político al bien común. Este diseño de sociedad post-neoliberal modifica las relaciones económicas y promueve la organización política centrada en el desarrollo humano.“ 2

Los efectos del neoliberalismo han dejado huellas profundas en la sociedad actual a nivel global, la conformación social se dibuja fragmentada, la pobreza y la falta de oportunidades han ido ampliando la brecha entre los distintos estratos socio-económicos, y esto trae aparejadas una serie de transformaciones en el tejido social.

Mientras que una gran parte de la población ha cambiado su condición socio-económica acercándose a la línea de pobreza, otro segmento ha impulsado su crecimiento económico participando de un mundo que se presenta con oportunidades de desarrollo a nivel global.

El nuevo tejido social se presenta por lo tanto con una conformación tan diversa como necesidades locales existen. La formación de colectivos en función de sus vulnerabilidades es el nuevo mapa de las sociedades actuales.

Como consecuencia de la crisis social provocada por el neoliberalismo, en las poblaciones en situación de vulnerabilidad se han intensificado las problemáticas en relación a la equidad de género, violencia domestica, exclusión de inmigrantes, la precariedad de las situaciones de vivienda, el aumento del hambre y la pobreza extrema, la falta de empleo, el aumento de la delincuencia, asociado en algunos casos al consumo de drogas, entre otras.

Estas problemáticas han provocado cambios sociales profundos que se pueden identificar hasta en la conformación de los grupos primarios, principalmente en la familia.
Frente a este escenario, el rol del estado en el diseño de políticas públicas que le permitan recuperar el tejido social y generar oportunidades para los más vulnerados resulta fundamental.

En este sentido, Vargas-Hernández expresa:

“La agenda post-neoliberal implica la sustitución de la lógica de la racionalidad económica instrumental impulsada por la competencia y la eficiencia, por una lógica de solidaridad, responsabilidad y preocupación social como base de la justicia. Esta transformación de la lógica implica un nuevo orden político, un nuevo pacto social con base en una mayor participación social en la redistribución de los poderes, recursos, costos y beneficios para promover un mayor bienestar social y calidad de vida, alcanzar una mejor distribución de las riquezas, combatir las desigualdades y revertir las exclusiones sociales de las comunidades.” 3

En el marco de esta agenda post-neoliberal focalizada en el diseño de políticas públicas para la inclusión, comienzan a gestarse las innovaciones estratégicas donde las herramientas transversales pueden contribuir a fortalecer los procesos de resignificación de los sistemas.

Sobre todo en el sistema educativo, la inclusión de innovaciones pedagógicas y la resignificación de algunos campos disciplinares pueden presentarse como un gran oportunidad para revalorizar la importancia de un abordaje interdisciplinario que fortalezca el atributo de la integralidad en la educación.

En el área de la educación física se amplía el campo de intervención, trascendiendo el ámbito formal de la educación, abriéndose espacios en relación al campo de la educación no formal e informal a través de la incorporación de programas de actividad física y deporte social como herramientas de intervención para implementar las Políticas en relación al Desarrollo Humano, tanto en el ámbito público como en el privado.

Como hemos anticipado, producto de esta fragmentación, en un sentido opuesto, se intensificó la brecha en la línea hacia el aumento de oportunidades para otro sector de la población.

La globalización y el avance de las nuevas tecnologías generan oportunidades infinitas para quienes quedan dentro del colectivo de los beneficiados por el sistema capitalista global, los que presentan otra serie de problemáticas vinculadas, entre las cuales el sedentarismo aparece como la gran amenaza de nuestra época.

La participación ciudadana solidaria, responsable comprometida con el cambio frente a la crisis para garantizar una calidad de vida digna para la sociedad generando situaciones de inclusión y equidad, es uno de los grandes desafíos en materia de políticas públicas.

Luego de realizar una aproximación sobre el contexto planteado en función de establecer una concepción actual y repensar los paradigmas y estrategias educativas, estamos en condiciones de identificar dos grandes grupos resultantes de la fragmentación que se presentan como los destinatarios de los nuevos abordajes:

• Las poblaciones en situación de vulnerabilidad.

• Los beneficiados por el avance de las nuevas tecnologías y dinámicas de la globalización.

El gran desafío desde la gestión en todas las aéreas es generar una línea de acción que pueda contribuir a acortar la brecha de desigualdad existente entre estos dos grandes grupos. Se trata, desde la educación, de repensar el funcionamiento de un sistema homogeneizante y re-crearse para poder atender a la diversidad generando situaciones de equidad.

Siguiendo esta línea de pensamiento, se presenta un nuevo desafío para la gestión que es pensar en líneas de acción articuladas entre las distintas aéreas para dar una respuesta sólida y generar estrategias de abordaje integral frente a problemáticas que surgen de un funcionamiento social que responde a la globalidad.

La transversalidad y el trabajo en red se presentan como oportunidades de transformación para la gestión frente a este funcionamiento del mundo globalizado.

Visión prospectiva frente al desafío de contribuir con el Desarrollo Humano

Frente a estas necesidades vislumbradas en los párrafos anteriores, el modelo que propone orientar los procesos educativos hacia el paradigma del Desarrollo Humano podría dar sustento a esa transformación cultural que surge frente a la necesidad de recuperar la visión que contemple al ser humano y su integralidad como sujeto de derecho.
Ya que como se expresa en la conceptualización compartida por el programa de Informes Nacionales de Desarrollo Humano y ODM de Guatemala:

“El Desarrollo Humano es un paradigma de desarrollo que va mucho más allá del aumento o la disminución de los ingresos de un país. Comprende la creación de un entorno en el que las personas puedan desarrollar su máximo potencial y llevar adelante una vida productiva y creativa de acuerdo con sus necesidades e intereses. Las personas son la verdadera riqueza de las naciones. Por lo tanto, el desarrollo implica ampliar las oportunidades para que cada persona pueda vivir una vida que valore”.4

En relación a esta conceptualización del Desarrollo Humano, la nueva concepción de la educación física que posiciona a la actividad física y al deporte como estrategia y contenido para mejorar la calidad de vida y aportar en la construcción de condiciones que garanticen el desarrollo pleno y saludable, el acceso a la educación y el aumento de la capacidad productiva, se presenta como una potente herramienta para dar sustento a la necesidad de impulsar el surgimiento de una Nueva Cultura de la Actividad Física.

En función de profundizar esta dirección y especificar cuál debería ser la función de la Actividad Física y el deporte en relación al Desarrollo Humano, transcribimos un resumen de las recomendaciones que establecieron los ministros y altos funcionarios encargados de la educación física y el deporte, en su tercera conferencia internacional que se realizó en Punta del Este, Uruguay, del 30 de noviembre al 3 de diciembre de 1999:

“Considerando que la educación física y el deporte contribuyen al mejoramiento de la salud, puede crear empleos, especialmente en los países en desarrollo, y contribuye por ende a la lucha contra el desempleo y la pobreza, propiciando mejores condiciones de vida.”

“Observando que la creación de empleos posibilita la inserción económica de las poblaciones vulnerables y permite atenuar las tensiones sociales y mantener un clima social pacífico, condición indispensable para todo desarrollo socioeconómico en el marco de una cultura de para la paz.”

“Invita a los Estados Miembros a reconocer el deporte, la educación física y la recreación como políticas de prioridad nacional”

“Invita al Director General de la UNESCO a sensibilizar a los organismos internacionales, y especialmente a los de carácter financiero, a la importancia de la educación física, el deporte y las actividades recreativas, para lograr un mayor desarrollo de éstos”

“Insta al Director General de la UNESCO a que invite a los organismos financieros internacionales a tomar en cuenta la educación física y el deporte formativo y recreativo, como inversión social, en los nuevos préstamos que concedan en favor de la salud y la educación, y en las demás formas de ayuda, especialmente en el contexto de la condonación de la deuda externa“

La educación física y el deporte, parte integrante y elemento esencial del derecho a la educación y del proceso de educación permanente:

“Considerando que la educación física y el deporte constituye un derecho humano fundamental y un factor esencial del desarrollo humano, considerando que se necesitan medidas concretas para aplicar la Carta Internacional de la Educación Física y el Deporte de la UNESCO”.

“Considerando la importancia de la educación física y el deporte como derecho fundamental de todos los niños y jóvenes del mundo y su función como aliciente para que las personas se mantengan activas y en buena salud a lo largo de toda la vida“.

“Reafirmando que la educación física y el deporte, como parte integrante de la educación permanente, son medios esenciales para mejorar la calidad de vida, la salud y el bienestar de todas las personas, independientemente de factores como las capacidades o discapacidades, el sexo, la edad o el origen cultural, racial o étnico, religioso o social”

“Subrayando que la educación física y el deporte pueden mejorar el rendimiento cognitivo y escolar así como el desarrollo social, comprendidas las competencias escolares como el saber leer, escribir, contar y hacer las operaciones aritméticas elementales“

“Observando que la educación física y el deporte reportan beneficios económicos directos, tanto por lo que se refiere a los ahorros en concepto de atención médica y a la prevención de la violencia y la delincuencia juvenil como a los servicios sociales conexos”

La educación física y el deporte como derecho humano:

“Exhorta a los Estados Miembros de la UNESCO* a que tomen en cuenta la urgente necesidad de promover la educación física y el deporte en sus formas tradicionales y no tradicionales, a que en los horarios escolares se les asigne tiempo suficiente, basándose en los datos científicos disponibles, y a que les destinen los recursos necesarios para que en los establecimientos de enseñanza se impartan programas de educación física de calidad”

“Recomienda a la UNESCO y a los Estados Miembros que incluyan a la educación física y el deporte entre los indicadores utilizados para evaluar el desarrollo humano.”

“Insta a la UNESCO y a sus Estados Miembros a que no escatimen esfuerzos para alentar a todos los países y organismos donantes a que reconozcan como destinatarios válidos de la ayuda oficial al desarrollo los programas y actividades que utilizan el deporte y la educación física como instrumentos para el desarrollo educativo, económico y social, y exhorta a los países y organizaciones donantes a asignar fondos específicamente a este fin, prestando especial atención a las zonas que acaban de salir de un conflicto y las que se recuperan de desastres naturales.” 6

Frente a este gran desafío el concepto de transversalidad es fundamental a la hora de pensar las estrategias didácticas propuestas desde esta concepción innovadora de la Educación física.

El manual de las buenas prácticas deportivas de Andalucía define transversalidad como:

“…aquellos que recogen demandas y problemáticas sociales, comunitarias y laborales relacionadas con temas, procedimientos y actitudes de interés general. Su tratamiento requiere del aporte de diversas disciplinas y deben ser abordados con distintos niveles de complejidad según los saberes, intereses y otras cuestiones que les asigne cada institución escolar.” 6

Entonces, partiendo de que la actividad física, desde una visión prospectiva, puede constituirse en una herramienta transversal para garantizar la integralidad en los procesos educativos, proponemos impulsar una nueva mirada que posicione a quienes actuamos en el campo de la educación física frente al desafío de resignificar conceptos, reposicionar las estrategias educativas y revalorizar la actividad física y el deporte como estrategia y contenido del Desarrollo Humano. Y de esta manera iniciar un cambio cultural que nos permita responder las exigencias del contexto.

Asistir a la concepción de una nueva cultura constituye comprender la necesidad de acompañar la dinámica de los procesos, que en el contexto actual se presentan vertiginosamente cambiantes. Como expresamos al inicio del trabajo, el movimiento es la principal capacidad de los seres humanos, pensar en una educación dinámica que nos mantenga en movimiento frente a los cambios es contextualizar los procesos educativos y mantener la vigencia de las propuestas frente a las exigencias de marco socio-político y económico.

Si el marco de las distintas áreas se presenta desde el paradigma de la globalidad, la educación debe repensarse en función de este paradigma y garantizar el principio de la integralidad como estrategia. Por lo tanto, creemos que es necesario para la educación física pensar e impulsar una nueva cultura desde una perspectiva holística que promueva el Desarrollo Humano.

La actividad física y el deporte como herramientas de construcción social

Al ampliarse el campo de acción posicionando a la actividad física y el deporte como herramientas transversales para la construcción en el campo de “lo social”, debe considerarse que el ámbito de implementación presenta un escenario más complejo. Definir en este sentido el ámbito de la construcción social es muy amplio y en ocasiones resulta ambiguo.

Todos los intentos de definir una intervención social están condicionados por cada realidad en particular. Los conceptos que pueden aplicarse tienen siempre algo de parcial, relativo o contradictorio. Cuando hablamos de la sociedad y sus complejos procesos nos enfrentamos al desafío de definir y redefinir el contexto frente a cada situación en particular.

Pero hay conceptos generales que caracterizan las acciones en territorio y pueden impulsar las iniciativas para luego adaptarlas en función de que respondan a las necesidades endógenas de cada espacio territorial.

Como punto de partida de la construcción social se instala la necesidad de trabajar en función de la “Inclusión Social”, lo cual implica fundamentalmente tener la oportunidad de participar en el conjunto de mecanismos que hacen posible la interacción entre los integrantes de una comunidad. La CEPAL, en su documento “Cohesión social, inclusión y sentido de pertenencia en América Latina y el Caribe”, indica que la inclusión social supone mejorar las condiciones de acceso a los canales de integración, al mismo tiempo que se promueven mayores posibilidades de autodeterminación de los actores en juego.

En este sentido, fundamentalmente el deporte, puede presentarse como herramienta facilitadora de transición de la exclusión hacia la inclusión creando condiciones de igualdad en la práctica.

Si bien el deporte se fundamenta en la competencia, las reglas hacen que las condiciones en la situación de competencia igualen a los participantes frente al desafío y presenten las mismas oportunidades para todos en el momento del juego.

En este sentido, si la planificación de la propuesta deportiva está orientada a la construcción social puede aportar elementos esenciales en la construcción de estructuras de pensamiento y comportamiento que generen un funcionamiento social en un contexto de igualdad de oportunidades.

Para poder dar una respuesta acertada en función del contexto se hace necesario incorporar competencias de gestión que nos permitan planificar e implementar procesos que respondan a las necesidades del territorio.

Se presenta como una necesidad desarrollar una capacidad de análisis y adquirir las competencias para realizar un diagnóstico focalizado, reconociendo la conformación de los “colectivos resultantes de la exclusión” que permitirán diagnosticar las situaciones, problemáticas y necesidades endógenas de cada colectivo o grupo, aportando así una serie de datos que serán fundamentales para el diseño contextualizado de las propuestas.

Es relevante además poder interpretar la necesidad de una metodología participativa que involucre a todos los actores sociales intervinientes en las propuestas donde el deporte se constituye como herramienta transversal de construcción social.

El deporte en la actualidad es una herramienta de comunicación masiva de aptitudes, valores y logros con grandes repercusiones sociales, culturales y hasta político-económicas.

Se presenta hoy con diferentes niveles de participación que responden a las exigencias de los niveles de competencia. En los últimos años se ha desarrollado una tendencia a la práctica deportiva de carácter no competitivo. Estas son prácticas orientadas a la construcción de espacios sociales y culturales que se constituyen como grupos de referencia en función de la afinidad por alguna forma deportiva de su interés o por la oportunidad de relacionarse con otros a partir del movimiento. Este tipo de prácticas orientadas a la participación generan inclusión.

Diferentes autores nos señalan que el deporte en el siglo XXI está teniendo un impacto en la construcción de las identidades individuales y colectivas (Beck, 2005)7. Que estas identidades se forman en torno a un hobby, una afición, una afinidad y otros motivos que se fundamentan en las necesidades endógenas de cada grupo social.

En el marco de esta tendencia, se van gestando nuevas modalidades deportivas que generan nuevos grupos de aficionados y deportistas, en algunos casos los participantes de estas nuevas actividades deportivas organizan su forma de vida en torno a este tipo de prácticas, determinando nuevos colectivos socioculturales o grupos de referencia (por ejemplo, skaters).

En la era de la comunicación global, los proyectos y las organizaciones deportivas se conectan, se ordenan y organizan a través de las redes sociales, descubriendo un nuevo escenario para el desarrollo de las organizaciones que antes se veían representadas en las asociaciones y federaciones.

En síntesis, estamos frente al desarrollo de prácticas deportivas que generan espacios de construcción social y que presentan muchos tipos de implicaciones.

Frente a esta perspectiva es necesario propiciar una articulación entre áreas y orientar una metodología participativa para ordenar una acción interdisciplinaria que responda a las necesidades integrales del territorio.
Estrategias y herramientas para la construcción de propuestas deportivas inclusivas

En el deporte para la construcción social son prioritarios los objetivos de:

• Fomentar la conectividad social entre los miembros de una comunidad.

• Generar la interacción y el funcionamiento de redes sociales.

• Ampliar el ámbito de la educación incluyendo las propuestas en el ámbito no formal e informal. • Generar capital social y capacidad instalada en las comunidades.

Por lo tanto, el valor del Deporte como herramienta de construcción social está orientado a conseguir resultados sociales. Es decir que se evalúa por los resultados en función de la calidad y cantidad de redes de relación que se generan, las posibilidades de participación e inclusión y las habilidades sociales que permitan dejar instaladas en la comunidad.

Los resultados deportivos se constituyen en una herramienta didáctica para motivar la participación y la construcción de competencias que permiten garantizar el principio de integralidad en la formación: el desarrollo motor, cognitivo, socio afectivo y corporal.

Algunas orientaciones a tener en cuenta para el diseño de estrategias orientadas a la construcción de propuestas deportivas inclusivas:

• Garantizar que los proyectos tengan un carácter endógeno, es decir fomentar que las poblaciones participantes definan y concreten sus verdaderas necesidades. En este sentido, los objetivos de cada propuesta deben definirse en función de esas necesidades locales.
• Es fundamental lograr la implicación de los participantes en todos los momentos del proceso para garantizar la sustentabilidad de los mismos. En una concepción actual es imperante cambiar una percepción de los beneficiarios como meros receptores pasivos hacia una concepción de los participantes como sujetos de derecho. Los propios participantes son los auténticos protagonistas activos de todas las fases del proceso: diseño, identificación, implementación y evolución.
• Incluir a la “Dimensión Comunitaria” en todos los momentos del proceso.
• Orientar la selección de las prácticas deportivas en función de los objetivos y perfiles detectados.

Para que las prácticas deportivas sean inclusivas deben garantizar:

• Un estilo de enseñanza desde una perspectiva holística que se fundamente en un enfoque integral y participativo.
• Los criterios organizativos de las prácticas deben seguir una intencionalidad pedagógica y tener una orientación hacia una formación en valores.
• La adaptación de las propuestas a las necesidades endógenas de los participantes ya sea modificando reglas, adaptando los espacios de juego, nivelando la competencia.
• La oportunidad de conocer nuevas alternativas deportivas e incluir deportes no tradicionales y otras formas menos formales de actividad física.

En síntesis: para garantizar el carácter inclusivo y generador de la construcción social, los proyectos que presentan al deporte como herramienta transversal deben incluir propuestas deportivas orientadas a la construcción de habilidades y espacios sociales.

Estas propuestas deben basarse en estrategias que incluyan desde un enfoque formativo integral, herramientas que permitan la construcción de saberes desde la dimensión comunitaria, la dimensión corporal-motriz, la dimensión cognitiva y la dimensión social.

Es decir que las propuestas incluyan una visión holística del ser y se constituyan como medios para lograr una transformación personal orientada hacia el desarrollo humano y la construcción del tejido social.

Articulo escrito por la Profesora de Educación Física María del Mailin Blanco

Bibliografía

Sen, A. (2000). Programa de Informes Nacionales de Desarrollo Humano y ODM de Guatemala. Recuperado de: http://www.desarrollohumano.org.gt/content/%C2%BFque-es-desarrollo-humano

Tedesco, J. (2002). Educación popular hoy. Página 12. Claves para todos. Buenos Aires.
López, M. (2010). Hacia una nueva cultura de la Actividad Física. Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Argentina.
Federación Internacional de Educación Física (1970). Manifiesto de la Educación Física.
Vargas-Hernández, J.G. (2006). Fermentum. Mérida, Venezuela. ISSN 0798-3069. Año 16. Nº 47. Septiembre - Diciembre 723-759.
UNESCO (1996). Recomendaciones de la Séptima Reunión de Ministros de Educación de América latina y el Caribe (MINEDILAC VII). Kingston, Jamaica, 13-17 de mayo 1996.
ONU (1999). Recomendaciones de la tercera conferencia Internacional de ministros y altos funcionarios encargados de la Educación Física y el Deporte. Punta del este Uruguay Nov. 1999. Recuperado de http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001198/119812so.pdf
Junta de Andalucía (2010). Manual de las buenas prácticas deportivas. Recuperado de http://www.juntadeandalucia.es/turismocomercioydeporte/export/sites/ctcd/archivos/deporte/iad/do cumentacion-publicaciones/Sintesis_Manual_Deporte_Escolar.pdf
Presidencia del Gobierno de España. Consejo Superior de Deportes (2009). Plan integral para la actividad física y el deporte. Recuperado de: http://www.planamasd.es/sites/default/files/recursos/libroplan-a%2Bd.pdf
Presidencia del Gobierno de España. Consejo Superior de Deportes. Deporte actividad física en inclusión social. Recuperado de: http://www.planamasd.es/sites/default/files/programas/medidas/actuaciones/WEB-GUIA+I.pdf
Sader, E. (2008). Posneoliberalismo en América Latina. Instituto de estudios y formación de la CTA.

La actividad física y el deporte como herramientas de inclusión social
5 (100%) 9 votes

¿QUÉ OPINAS DEL ARTÍCULO?

avatar

¿Que estás buscando?

Buscador de Ejercicios

SUSCRIPCIÓN PREMIUM

¿Quieres más? Unete al club de Coachingfutbol

error: Contenido protegido !!