Select Page

La educación como prevención de la violencia en el deporte

La educación como prevención de la violencia en el deporte

El deporte es un fenómeno cultural, pero que implica varias, diversas y contradictorias prácticas que coexisten y se desarrollan en nuestra sociedad, por lo cual, la Educación Física Escolar tampoco puede permanecer al margen de una de las problemáticas que desde hace tiempo lo afectan, que es la violencia relacionada al mismo.

Al ser frecuentemente desarrollado en las clases con alumnos, que presentan conductas o actitudes propias del deporte de elite y su entorno, se hace necesario desde el área aportar estrategias de intervención educativa dirigidas a tratar el tema para promover dispositivos en los alumnos, principalmente de la escuela media, que les posibiliten interpretar la verdadera magnitud e implicancia sociocultural de este flagelo.

Por tal motivo, el objetivo de este trabajo en primer lugar fue, desde el campo teórico, analizar el deporte en forma general para contribuir a conceptualizarlo y describirlo desde una óptica social. Por otra parte, complementar el material obtenido con información derivada del campo práctico, con la intención de plantear un instrumento útil para generar conocimientos que pongan en cuestión las verdades cotidianas de la práctica deportiva y sus circunstancias desde una perspectiva pedagógica de la Educación Física y del alumno de la Escuela Media.

DEFINICIÓN DEL DEPORTE

Existen diversas caracterizaciones importantes que se han realizado en torno a la significación del deporte. Tratando de englobar los distintos conceptos existentes en uno que sea representativo de todos y sin la pretensión de una enunciación unánime ni definitiva, se puede proponer que:

“El deporte es el conjunto de acciones motrices-corporales, portadoras y generadoras de manifestaciones emocionales y significados socio-culturales, cuyo desarrollo o práctica, regido por normas institucionalizadas, se realiza básicamente en forma lúdica como competencia”.

Por lo dicho, la elección del tema de investigación giró en torno al rol a desempeñar por la Educación Física escolar ante dicha problemática, en la cual el adolescente se encuentra de una u otra forma involucrado.

La adolescencia es una etapa muy importante de la vida humana para poder desarrollar actitudes positivas que favorezcan a la superación de la crisis mediante una efectiva y correcta orientación basada en adecuados ideales y valores para conseguir reconducir y centrar su interés en algo que es verdaderamente positivo.

Mirada actual sobre el Deporte

Si bien la práctica deportiva puede constituirse en uno de los pilares del desarrollo humano, no escapa a la posibilidad de expresar, como ocurre en diferentes ámbitos de la actividad humana (laborales, familiares, profesionales, políticas, comerciales, etc.) formas y grados de violencia, fenómeno tan característico de la sociedad contemporánea.

Los disturbios que con frecuencia alarmante son la desagradable secuela de diversos acontecimientos deportivos, indican la existencia de serios trastornos de conducta que, aquí y en otras partes del mundo, desencadenan ingratos episodios.

En realidad es complejo de explicar por qué razón en el deporte, sinónimo de grato esparcimiento como afortunadamente lo entienden la mayor parte de los aficionados, se producen hechos violentos que tienden a desnaturalizarlo, alejándolo cada vez más de su contenido esencial, incluso cuando sólo se trata de celebrar una victoria. La frustración se canaliza en diversos grados de violencia que se agudiza en la medida en que van incorporándose más actores a hechos vandálicos.

“La situación actual de la escena cultural en la cual el deporte, y especialmente el fútbol, parece no dejar nada sin tocar, no puede diagnosticarse como un mal que habría que extirpar, es necesario atender a las condiciones estructurales, al retroceso del nivel de intervención del Estado, a la creciente pauperización de la sociedad y a la cada vez más importante presencia de relatos massmediáticos en circulación” (Rodríguez, María Graciela 2004, P. 21)

Al igual que el trabajo, la ciencia u otros objetos de la sociología, el deporte es una manifestación representativa de las sociedades contemporáneas, y analizar estas formas particulares que se presentan en la vida cotidiana ayudará a mejorar la calidad de vida.

“Los fenómenos de violencia relacionados con el deporte han sido objeto de una escasa atención en la Argentina y Latinoamerica. Si entendemos atención como mirada especializada, como la construcción de un saber de estatuto fuerte; por el contrario, la violencia en el deporte ha sido transitada por una masa de discursos, periodísticos y políticos, que no se apartan de interpretaciones de tono estigmatizador y esquemático: los “violentos” son sistemáticamente jóvenes, “inadaptados”, operan bajo la influencia de sustancias alteradoras de conciencia (drogas y alcohol), y su acción es reducida a la aparición imprevisible de agentes que deben ser excluidos -del estadio y de la sociedad-.

Si por un lado este repertorio de banalidades señala cierta mediocrización del debate público, también indica la ausencia de una producción en sede académica que permita la intervención en la esfera pública. La violencia en el deporte nos remite a la persistencia de una práctica que atraviesa la vida cotidiana, la política, la economía.

Con formas más complejas y menos reconocibles que la política represiva de las dictaduras: fundamentalmente, la persistencia y agravamiento de esa forma máxima de la violencia social que es la exclusión, la expulsión del mercado laboral y del consumo, la privación de salud y educación.

En ese marco, la violencia en el deporte señala en muchas direcciones simultáneamente. Indica la persistencia de “grupos de tareas”, hoy reconvertidos en “barras bravas”, con la complicidad (por acción u omisión) de buena parte de la dirigencia deportiva. Indica el racismo y la discriminación de un discurso periodístico, que refugia su falta de respuestas en el lugar común.

E indica también la desesperación de núcleos importantes de jóvenes de las clases populares, que encuentran en la violencia el único gesto que les otorgue visibilidad: olvidados de la mano del Estado, con todos los caminos clausurados (presentes y futuros), entienden que la única forma de hacerse ver es cosechando centímetros de prensa y minutos de televisión.

La presencia importantísima del deporte en el espectáculo de los medios masivos (y esto se ha señalado también en los países europeos) les garantiza su aparición, la puesta en escena de su existencia: aparición contradictoria, por cierto, que en el mismo momento que reclama un espacio sólo obtiene una nueva condena. La observación de los fenómenos de violencia contemporáneos, y el estudio de sus antecedentes históricos, permite observar que es posible una clasificación que discrimine distintos tipos de prácticas y permita comenzar un proceso de asignación de causalidades y sentidos”. (Alabarces, Pablo 1998, pp. 74-86)

Así como para entender la violencia en los distintos momentos de la historia es necesario remontarse a las relaciones entre las ciudades–Estado, para comprender la violencia en el deporte es necesario pensar qué sociedad tenemos.

“Los deportes en tanto son apropiados diferencialmente, son vehículos de la construcción de “unos” y de los “otros”.

En algunos casos, ciertos deportes, reafirman identidades colectivas de un modo claro: la lucha en Turquía, el cricket en Jamaica, el béisbol en Cuba o el fútbol en Argentina.

En otros casos, permiten la construcción de nuevas identidades. “Los hinchas” comprometidos con sus clubes construyen con sus pasiones, sus ilusiones, sus historias y sus frustraciones una arena social que hace posible la reflexión sociológica sobre mecanismos básicos de adherencia y participación.

El deporte no solo revela aspectos cruciales de lo humano, no solo refleja algunas de las estructuras de poder existentes en determinada institución, sino que es, fundamentalmente, una parte integral de la sociedad. El deporte permite reflexionar sobre lo social y los mecanismos básicos de creación de identidades. La crítica ideológica del deporte no tiene sentido sin que haya un esfuerzo teórico más sofisticado y una pasión por los análisis empíricos”. (Archetti, E. 1998, P.11-12)

Ningún argumento puede convalidar la perversa coexistencia del deporte y la violencia, ni siquiera la desalentadora declaración de autoridades de asociaciones y clubes en el sentido de que son impotentes para controlar a sus exaltados acólitos. No obstante "está cundiendo el mal ejemplo" dentro del mundo del deporte y es necesario incidir en la educación "para erradicar los comportamientos violentos y contribuir a la igualdad".

Los hechos violentos, que se suceden frecuentemente, llevan a cuestionar cuál es el rol de cada uno en la sociedad y, en particular, cuál es el rol del adolescente. La respuesta a este planteo comenzaría a aparecer cuando se toma conciencia acerca de la función de las instituciones sociales.

La escuela de nivel Medio, entre tantas otras, a la que concurre el adolescente, reúne las condiciones apropiadas para coadyuvar, desde todas las áreas pedagógicas, y en particular la de Educación Física, dada sus particulares características, a la solución de este problema o, al menos, tender a ello.

Educación Física, Escuela, Deporte y Violencia

El deporte, al ser una práctica corporal y motriz, establece múltiples relaciones con la Educación Física. En los últimos 40 años ha pasado a ser un contenido prevaleciente en las clases y programas de Educación Física de todo el Mundo. La Educación Física es un concepto globalizador y el deporte como contenido curricular o deporte Escolar es su parte más relevante.

Se podría definir al deporte escolar como:

“Actividad física-motriz, lúdica y reglada, adaptada al nivel evolutivo del niño y a las circunstancias en la cual se desarrolla, practicada en la escuela por los alumnos como un contenido programático de la asignatura Educación Física”.

Desde la perspectiva de la socialización, el deporte puede materializarse en diversas situaciones entre las que se encuentra la escuela. La escuela, formal y sistemática, es el espacio educativo por excelencia, dado que la accesibilidad masiva y obligatoria, con profesionales de la Educación Física compenetrados y formados especialmente para esta función, puede posibilitar en un marco de contención permanente a toda la población infanto-juvenil, cualquiera sea su origen y comunidad: desenvolver sus necesidades lúdico-deportivas, facilitar la igualdad de oportunidades para la práctica libre de múltiples alternativas de actividad deportiva, contemplar el sentido de pertenencia e inclusión y, consecuentemente, la prevención de conductas escapistas y riesgosas para la salud y el equilibrio personal de los alumnos.

Debe garantizar el derecho a la Educación Física y, como contenido de ésta, al Deporte escolar, que puede permitir que los alumnos y alumnas se desarrollen como practicantes protagonistas y espectadores críticos, considerándolo una práctica que posibilita la construcción de relaciones democráticas y el aprendizaje de componentes elementales para el desempeño ciudadano y la práctica del ocio.

El deporte es una actividad con diferentes acepciones en función de la óptica de su estudio, largamente analizado y de una gran complejidad, que cambia su significado en tanto se refiere a una actitud y actividad humana como, y sobre todo, cuando nos centramos en una realidad social o en un conjunto de realidades sociales.

Otras categorizaciones u orientaciones del deporte son: el deporte educativo, el recreativo, el Comunitario o Social, el adaptado, el deporte competición, donde aparece el componente agonístico, practicado de manera sistemática y organizada a través de federaciones y clubes. Por último, el deporte competición-espectáculo o deporte de alta competencia, que es el que practican deportistas profesionales.

Allí, el componente agonístico va unido a un sinnúmero de factores económicos, políticos y sociales, que lo convierten en el centro de atención, desplazando a los anteriormente citados en cuanto a su trascendencia social e influenciándolos en lo referido a la creación de estereotipos y transmitiendo valores discutidos en cuanto a sus ventajas e inconvenientes.

Es en este último donde se centra la atención, en virtud de la amplitud de investigaciones realizadas y por ser en el que la mayoría de los estudios y teorías se focalizan, ya que frecuentemente el deporte es materia de reflexión sobre la conducta agresiva y violenta presentan en la escuela y en la sociedad.

Resulta indispensable reforzar la transmisión de los valores relevantes de la cultura en las prácticas deportivas escolares, rescatando lo positivo del deporte, y especialmente confeccionar propuestas o proyectos para trabajar interdisciplinarmente con otros profesionales.

Por último, al cotejar la información proveniente del campo teórico con la del campo práctico se llega a la siguiente conclusión:

“la Educación Física escolar es un área pedagógica estratégica de trascendente potencialidad para contribuir con trabajos educativos a la prevención de la violencia en el deporte”.

Articulo relacionado

Parar la violencia en el futbol

Consideraciones Finales

La escuela, y la sociedad en general, está desaprovechando la variedad de roles educativos que puede cumplir la Educación Física en el proceso formativo del joven.

Mientras tanto, los docentes de Educación Física, para recuperar paulatinamente los espacios institucionales perdidos y revalorizar el área, deberán renovar el planteamiento metodológico, aportando proyectos donde el estudio y análisis de las condiciones de existencia y desarrollo de la sociedad, así como la complejidad de las manifestaciones socio-culturales que surgen de la interacción entre los individuos que la componen y entre éstos y el medio; deberán constituir el soporte teórico sociológico para, entonces, componer o recomponer una propuesta pedagógica dirigida a coadyuvar, entre otras, a la prevención de la violencia en el deporte.

La educación es una de las formas de prevenir la violencia en el deporte, mediante la implementación de trabajos educativos en las escuelas. Con la colaboración de otras disciplinas específicas, la Educación Física será el área educativa por excelencia para contribuir a esta finalidad. Considero que, en el juego y los valores que conlleva, está la esencia del deporte, y para su adecuada interpretación y posterior aplicación, el ser humano, desde su niñez y juventud, debe desarrollarlos en el ámbito escolar.

“El deporte es una de las más poderosas herramientas que se posee para mostrarle a la sociedad valores como la cooperación, la solidaridad, el respeto, el compromiso y el trabajo en equipo. Ningún argumento puede convalidar la perversa coexistencia del deporte y la violencia, ni siquiera la desalentadora declaración de autoridades de asociaciones y clubes en el sentido de que son impotentes para controlar a sus exaltados acólitos”.

Bibliografía

Alabarces, Pablo: “Desborde, exceso y ausencia: los estudios sobre deporte en la comunicación, la antropología y la sociología latinoamericanas”. Nueva Sociedad Nº 154 Marzo-Abril 1998, pp. 74-86. Alabarces, Pablo (sociólogo), Bergés, Mariano (ex juez penal); Chiappetta, Julio; (Clarín); Grabia, Gustavo (Olé) y Veiga, Gustavo, (Página 12): “Según los expertos, el fútbol avanza hacia su propio Cromañón”. Entrevista/debate por Javier Febré y Ezequiel San Martín (Clarín) Archetti, Eduardo: Prologo: Deporte y Sociedad. Buenos Aires. Ed. Eudeba. 1998. Pág. 11/12 Bottai, Alejandro B.: “El Deporte Escolar en la EGB II”. Laborde Editor. Primera Edición. Noviembre de 2004. Rosario. Argentina Cabo de Donnet, Carina (Prof. en Filosofía y Pedagogía): La Violencia y el Deporte. Pedagoga- Artículo: www.portalfitness.com Grinvald, Rubén Cohen (Argentina - España): “Agresión y Violencia en el Deporte”. Lecturas: Educación Física y Deportes. Año 2, Nº 8. Buenos Aires. Diciembre 1997. Manifiesto Mundial de la Educación Física 2000 Martínez Gómez, David: El Deporte como fotocopia de nuestra sociedad. Universidad Autónoma de Madrid Rodríguez, María Graciela. “El deporte, la competición y su contenido cultural”. Pág. 21. NOVEDADES EDUCATIVAS- Nº 157-Enero 2004-Buenos Aires, Argentina Rozengardt, Rodolfo: Deporte y Educación: Nuevas preguntas sobre una vieja relación. Art. http://www.efdeportes.com Revista Digital. Año 5. Nº 26 Buenos Aires, octubre de 2000. La Educación Física en los escenarios de la transformación educativa. ¿Nuevas prácticas o nuevos discursos? Art. http://www.efdeportes.com Revista Digital. Buenos Aires. Ruiz Llamas, Guillermo; Cabrera Suárez, Dolores: “Los Valores del Deporte”. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Revista de Educación, núm. 335 (2004), pp. 9-19. Fecha de entrada: 29-03-2004 Fecha de aceptación: 28-06-2004 UNESCO Mineps III. Tercera Conferencia Internacional de Ministros y altos Funcionarios encargados de la Educación Física y el Deporte.
Nota Aclaratoria: el presente trabajo es un extracto de un estudio presentado en el concurso “A la Violencia sacale la Roja”, organizado por La Cámara de Diputados y la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Santa Fe en 2007.

Articulo escrito por el Licenciado en Educación Física. Alejandro B. Bottai

La educación como prevención de la violencia en el deporte
5 (100%) 5 votes

¿QUÉ OPINAS DEL ARTÍCULO?

avatar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Secciones CoachingFutbol

SUSCRIPCIÓN PREMIUM

¿Quieres más? Unete al club de Coachingfutbol

Buscador de Ejercicios


error: Contenido protegido !!

Send this to a friend